Hacer caricaturas en casa

El dibujo en general es un arte que cualquiera puede aprender con la suficiente dedicación y esfuerzo, tiene múltiples facetas muy interesantes, entre estos la caricatura, la cual puede tener aspectos muy libres en comparación a un retrato o dibujo realista.

Cuando hablamos de caricaturas se habla de alteraciones en el cuerpo del sujeto de manera que tenga un aspecto cómico o proyectado surrealista en sus proporciones, como por ejemplo una cabeza gigante en un cuerpo pequeño o viceversa.

Lo más recomendable para empezar es buscar fotografías de tus familiares o amigos, para utilizarlos como modelos, a veces tener una imagen de guía puede ayudar enormemente al proceso del dibujo, sobre todo cuando se es un iniciado.

También pueden buscarse dibujos de otras caricaturas o fotografías de revista, la idea es tener una imagen para guiarse siempre al principio, con el tiempo, el artista utilizara solo su memoria y visualización para trabajar.

Sin más preámbulos, se explica cómo dibujar una caricatura en varios pasos sencillos.

Dibujar el círculo

Un círculo puede ser una base perfecta para empezar nuestro dibujo, ayudará a visualizar el modelo, esta es la base del dibujo por lo que dependiendo de la forma de la cabeza el círculo puede transformarse en un óvalo o cambiar a otra forma dependiendo de las preferencias del dibujante.

Dibujar las líneas de guía

Una vez se tenga el círculo deseado se procederá a trazar unas líneas de guía, que servirán para proyectar el rostro por zonas, cada zona contendrá un parte del rostro del dibujo, por lo que se debe separar en 4 zonas dibujando una cruz encima del círculo.

Otra forma es utilizar una sola y única línea central, la cual dictara el sentido del rostro, si este ve a la izquierda o a la derecha, o si mira de frente, se puede agregar un circulo más pequeño, para ubicar la nariz de la caricatura a la altura deseada.

DIBUJO

Rellenar las guías con las facciones del rostro

En este paso le empezaremos a dar forma a la caricatura, agregando las orejas, los ojos, las mejillas, la boca, la nariz y demás elementos, siempre respetando las líneas de guía, en un principio se utiliza una fuerza muy suave para tener una escala tenue fácil de borrar en caso de ser necesario.

Se recomienda utilizar un lápiz de un valor bajo para dibujar el bosquejo que, dará las bases para los acabados finales de la caricatura, se recomienda el número 2H ya que su valor es tenue y fácil de trabajar para los bosquejos del dibujo.

Delinear y resaltar el dibujo

Una vez se tenga todos los elementos bien plasmados en el dibujo, llega el momento de resaltar y darle fuerza a las líneas, resaltando las formas finales que se quieren en el dibujo final y borrando las que no se desean.

En esta etapa se puede agregar detalles como huellas de la edad, defectos de la piel, objetos y demás detalles que se quieran en el dibujo.

Esta técnica es universal y funciona para dibujar cualquier caricatura, cabe destacar que esta guía siempre será utilizada en los procesos primarios, muchos profesionales se saltan las líneas de guía a dibujar la caricatura directamente sobre el papel.

Sigue practicando de forma seguida!

Cabe destacar que hacer esto requiere muchos años de práctica, por lo que se recomienda siempre utilizar estos pasos, empezando desde el círculo con la forma deseada y las líneas de guía para ubicar cada detalle en su lugar.

Además, esta técnica le ayudará a respetar los espacios fácilmente, dándole la proporción deseada a cada lado sin que quede chata o alargada la caricatura, un efecto común que suele hacer el dibujante sin experiencia, puesto que no tiene bien trazado en su mente los parámetros correctos de espacio para la caricatura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *